‘Más que humanos, son objetos’; la terrible realidad tras las estrellas del k-pop

BlackPink, grupo de k-pop

¿Quién no ha reparado en los exclusivos estantes de discos que, de repente, aparecieron en los Mixup, los cuales están dedicados a uno de los géneros musicales más populares del mundo, el k-pop? Al comprar uno de estos productos podrías estar coadyuvando en la explotación de un ser humano…  

Para ser una estrella de k-pop, el género musical que nació en Corea del Sur y que está volteando de cabeza a la industria musical global, hay que tener niveles de resistencia ‘sobrehumanos’, según confiesan algunos de los propios participes de esta industria que ha dejado en el camino suicidios, enfermedades, explotación, además de, claro, música, coreografías perfectas y muchas ganancias económicas.

Por alguna extraña razón, de esas que sólo atañen a las nuevas generaciones, aquellas que han comenzado a germinar bajo la luz de la pantalla de un celular, tableta o laptop, este género musical ha dejado, alrededor del mundo, cifras realmente asombrosas.

La sección ICON, del diario español El País, detalla, en un reportaje reciente, las estratosféricas cifras de escuchas y las ganancias económicas que genera esta industria de origen asiático:

El k-pop es el sexto mercado musical a nivel global y crece 15% cada año.

-En Corea del Sur el sexto álbum de una de las bandas cumbres de este género, BTS, vendió 3 millones de copias. El país tiene una población estimada en 50 millones.

-BTS es el artista más mencionado en Twitter y el videoclip de su canción Dynamite obtuvo, en YouTube, 101 millones de visitas en 24 horas.

-Una de cada 13 personas que visita Corea del Sur confiesa que lo hace exclusivamente para conocer el país de donde son originarios los integrantes de BTS.

-Se estima que el grupo genera 4 mil 500 millones de euros al año, lo que supone un 0.3% del Producto Interno Bruto de su país de origen.

Bastante deslumbrante para ser cierto, sin embargo, es cierto. El problema es cómo se generan las cifras que han llevado a más de uno a convertirse en multimillonario “de la noche a la mañana”.

El drástico método para crear una estrella del k-pop queda develado, en parte, en el documental de Netflix BlackPink: Light Up The Sky donde, en exclusiva, las integrantes de una de las agrupaciones de este efímero género musical, BlackPink, narran cómo ha sido su vida desde que fueron internadas en una academia.

Las cantantes y bailarinas narran cómo vivieron el proceso que las llevó a ser conocidas mundialmente: 14 horas diarias de ensayo; un día libre a la semana (con supervisión); aislamientos que impedían que su familia las visitara; dietas y más.

¿QUÉ HAY DETRÁS DEL K-POP?

Enumeramos, para hacer más fácil la lectura, lo que pareciera ser el guion de una película de ciencia ficción o terror pero que, en realidad, son datos recolectados de varios medios de comunicación acerca del k-pop, su origen, método de creación, elección de artistas y desenlaces fatales.

Entre los medios que se han aventado a indagar lo que acontece alrededor de esta industria musical, y cuyos datos compartimos, se encuentran El País, Netflix, New Yorker, BBC y CBC.

DATOS QUE DAN MIEDO

-El k-pop, como bien lo define el diario español El País, en su sección ICON, supone una mezcla de sonidos sintéticos que emulan diversos géneros musicales como el hip hop, techno, disco, country y hasta rock. Su principal fuente de atracción son las coreografías que se adaptan “a la mirada lasciva del erotismo occidental”.

-Esta mezcla musical y sintética deviene del concepto “tecnología cultural”, acuñado por Lee Soo Man en 1998 (fundador de la disquera SM), que supone una estructura detallada, lineal y nada ajustable para crear estrellas de pop como objetos (un teléfono celular, por ejemplo) más que como humanos.

-Como ejemplo de lo anterior, en la disquera SM hay guiones para todo, desde para el maquillaje que deben usar los artistas en cada país hasta para cómo deben moverse o saludar en cierto evento.

-Debido a la mecánica con que se movían las integrantes del grupo Girls’ Generation, al bailar y cantar, la revista japonesa Nikkei las equiparó con “el nuevo celular Samsung” en 2010.

-Para ser una estrella de k-pop los jóvenes tienen que abandonar a sus familias para inscribirse en academias en las cuales serán instruidos en canto, baile, buenos modales, tecnologías de punta y uso de redes sociales. La mayoría de aspirantes a estrellas son continuamente expulsados por no cumplir con las reglas de estéticas o comportamiento.

-Los ensayos, según declaró a la BBC una aspirante que declinó a tal régimen, se extienden de 8 de la mañana a 11 de la noche y los alumnos son identificados por un número, jamás por su nombre.

-Si los padres quieren visitar a sus vástagos deben pedir autorización y si alguno de los alumnos decide saltar del tren su familia está obligada a pagar una multa y a cargar con el estigma de vergüenza que supone haber fracasado en algo, idea arraigada en Corea del Sur.

TE RECOMENDAMOS: ¿Por qué todo mundo quiere unas Dr. Martens?

-Según Way, integrante de la banda Crayon, los ensayos para las coreografías incluían pesas de 4 kilos amarradas a los tobillos durante días para que los movimientos, ya en vivo, fueran más ligeros.

-Las dietas son estrictas por lo que algunas alumnas han terminado con anorexia o problemas de salud serios. El País detalla que la dieta del vaso de papel (comer lo que quepa en un cono de papel) es común, pero, también, la del pepino (comer este vegetal hasta alcanzar el peso deseado) y la del hielo (que supone ingerir cubitos de hielo cuando se tiene hambre).

-El escándalo en torno a los casos de anorexia se desató cuando una de las  cantantes de Oh My Girl Jine se tuvo que retirar debido a sus 30 kilos y su metro con 59 centímetros de altura.

-Las cirugías plásticas son el pan de cada día entre las estrellas del k-pop.

LO TRÁGICO

-En diciembre de 2017, Kim Jong-hyun, cantante de SHINee, se suicidó debido a problemas de depresión y angustia que no trató, pues en Corea del Sur buscar tratamiento psicológico o psiquiátrico supone una decisión egoísta que antepone al individuo a la sociedad.

Sulli, una cantante del género musical, también se suicidó después de las críticas que recibió tras declararse abiertamente feminista.

Goo Hará se suicidó después de que sus fans le reclamaran por haberse dejado grabar en video teniendo relaciones sexuales con su novio, quien amenazaba con difundir el video en redes sociales.

Park Bom de la banda 2NE1 fue detenida en un aeropuerto de Corea del Sur por transportar medicamentos recetados en Estados Unidos (occidente). Fue acusada de tráfico de drogas y sus fans arremetieron contra ella, lo que provocó el fin de su carrera.

-Los artistas firman contratos por 7 años (antes eran de 13) en los que se comprometen a no tener pareja por ese lapso de tiempo, no expresar opiniones políticas, no negarse a asistir a ningún evento convocado por su disquera y a no cometer ningún error que corrompa su imagen “pura e inocente”.

-Kristal de f(x) se desmaya constantemente en sus presentaciones en vivo debido a problemas de salud, no obstante, sus fans han adoptado estos lapsos como “uno de sus raros rasgos de identidad”.

¿HAY DINERO PARA LOS ARTISTAS DEL K-POP?

-En el 2011 integrantes de la banda Kara denunciaron que su disquera sólo les pagaba 110 euros al mes, a pesar de que generaban millones en ganancias.

-De la misma manera, TVXQ denunció que su disquera se negaba a pagarles si el disco recién lanzado no superaba las 500 mil ventas.

-Es celebre la actitud de Lee Gang en los Korean Music Awards cuando, tras recibir un premio, aprovechó para subastarlo pues no le alcanzaba ni para pagar la renta.

-Cifras más duras, dadas a conocer por Prince Mak, revelan que la mayoría de los artistas sólo reciben 10% de las ganancias totales generadas. De este porcentaje, dividido entre los integrantes de la banda, tienen que pagar los gastos que generaron en la academia: alojamiento, dietas, cirugías estéticas, clases.

¿ENTONCES, POR QUÉ ENCANTA EL K-POP A LAS NUEVAS GENERACIONES?

-Las bases musicales, sintéticas, son digeribles, igual que las letras, las cuales no suponen un grado de abstracción mínimo para apropiarse de ellas. La inserción de sonidos africanos, árabes, asiáticos mezclados con dance hace sumamente bailable al género.

-La ‘tecnología cultural’ de Lee Soo-Man fue un éxito al lograr su objetivo: la creación de humanos cuyas identidades son construidas como bienes de consumo.

-En occidente, los fans del k-pop ven a los integrantes de sus bandas favoritas como seres de otro planeta, con rasgos especiales pero con algunas imperfecciones propias de los humanos, las cuales enaltecen en redes sociales cuando se dejan ver (por ejemplo, cuando alguno de ellos llora o muestra cualquier otro sentimiento).

¿Qué opinas?

TAMBIÉN PUEDES LEER:
‘Me decepcionaron’; así critican a Los de Abajo por colaboración con Flor Amargo

Un comentario en “‘Más que humanos, son objetos’; la terrible realidad tras las estrellas del k-pop”

Deja un comentario