Así ha golpeado el Covid a músicos mexicanos

Los músicos mexicanos se han visto afectados por el Covid

Conciertos pospuestos, artistas contagiados, pérdidas económicas y, lamentablemente, fallecimientos, son sólo algunas de las consecuencias que la gran pandemia del Siglo XXI ha dejado entre el gremio musical

De la expectación, la incertidumbre y hasta las sospechas alrededor de la pandemia del Covid, la industria musical pasó a sentir un duro golpe, frontal, cuando los conciertos programados se empezaron a posponer, el gremio (staffs, jalacables, ingenieros, elementos de seguridad) quedó desempleado y, más aún, los contagios se empezaron a hacer presentes.

La muerte del caifán de caifanes, el maestro Óscar Chávez, fue el balde de agua fría que terminó por despertar a los más escépticos y conmovió a la industria musical mexicana que, por fin, comenzó a ver hacia otros horizontes y formas de difundir su música.


La muerte del cantante, quien inmortalizara con su voz temas como Se vende mi país, Macondo, La niña de Guatemala y Las casas de cartón enlutó a la música latinoamericana, a la música rebelde, al activismo, a la sociedad en general.

Nadie fue ajeno a este suceso y el despertar a la realidad cruda, esa que abofeteó en la cara a quienes decían que el virus no existía, hizo que todo cambiara.

De los conciertos al streaming

¿La transmisión de la actuación de una banda, cantante o dúo vía streaming puede ser llamada un concierto?; sabemos que no, pero ante la cuarentena obligada, el encierro que pareciera interminable, fue la opción por la que optaron algunos artistas, como el maese Armando Palomas, con resultados francamente extraordinarios.

Algunos más optaron por los llamados “auto-conciertos”, como Moderatto, en eventos en los cuales, al final, la gente terminó saliendo de su automóvil (eso sí, respetando la sana distancia). Sin embargo, los modelos mencionados generan un gasto importante de producción y la retribución para quienes trabajan es ínfima. Nada se compara a un evento en vivo en donde las bebidas, comida y mercancía se comercialicen por igual.

Ante el inminente rebrote de contagios en México, la temporada de influenza y la entrada del invierno, aunado a la falta de una vacuna contra el Covid, se prevé que el retorno a los conciertos, como los conocíamos, se prolongue, por lo menos, hasta 2021. La salida, el futuro inmediato, siguen siendo las transmisiones en vivo.

El Covid sigue cobrando víctimas

En el ámbito independiente, la noticia de la muerte de Juan Carlos López, el popular “Cubano”, quien fuera vocalista y compositor de la cuasi mítica banda Salario Mínimo, cimbró aún más a la industria musical mexicana.

El también activista, enamorado del ska, el son y la música latinoamericana falleció debido a complicaciones derivadas del Covid en junio de este año. Al momento de escribir esta nota las víctimas mortales de esta terrible pandemia sumaban 87 mil 415.

Los contagios han bajado, pero, por ejemplo, en la Ciudad de México, las hospitalizaciones van creciendo, la alerta roja parece cada vez más cercana y la vacuna más lejana.

«Todo el mundo se está contagiando»

En pleno cierre del año, con, por lo menos tres conciertos programados en el Foro Sol para diciembre (los de Panteón Rococó) el panorama luce desolador y nada alentador. La consigna, entre quienes se dedican a la música, es general: los contagios en el gremio están creciendo.

A finales de septiembre el icónico vocalista de, precisamente, Panteón Rococó, volvía a usar “las estúpidas redes sociales”, para anunciar que pasaba a formar parte “de la estadística mundial de conteo de contagios”, a pesar de haber pasado 6 meses en el encierro.

Shenka llamó a sus compañeros musicales a no andarse paseando por todos lados “como reinas de carnaval” y es que, aunque el virus ataca cada vez a más músicos y sociedad en general en, por ejemplo, el Estado de México, ya se realizan conciertos con más de 100 asistentes, las funciones de lucha libre han regresado y hay estados en donde la asistencia  a los estadios de futbol ya está permitida.

No sólo músicos han resultado contagiados por el Covid sino también staffs, los populares jalacables, ingenieros de audio, ingenieros de iluminación, managers, sus familias y un largo etcétera.

A la lista de contagios se suma el maestro Horacio Franco, quien fue de los primeros casos, pero también Audomaro Pérez, bajista de Grupo Yndio, el cantante Yoshio, quien falleció, el ingeniero de sonido Pablo Munguía, entre muchos más.

El quédate en casa parece seguir siendo la opción más viable, la sana distancia tendrá que prevalecer y el uso de cubre bocas deberá ser costumbre. Lo más viable, en este momento, es no asistir a conciertos y, mucho menos, organizarlos, al menos, claro, que sean “en línea”.

¿Tú qué opinas?

TAMBIÉN PUEDES LEER:

¿Y el nuevo disco de The Cure?

Deja un comentario